///La mística que envuelve al ritual de tomar mate
  • La mística que envuelve al ritual de tomar mate

La mística que envuelve al ritual de tomar mate

La combinación del recipiente conocido como mate, hojas secas de yerba mate, agua caliente y una bombilla para succionar, es más que una infusión popular, es todo un rito de identidad que trasciende fronteras y nos une en una igualdad que crea círculos de hermandad. Hay tres países en cuya cultura el mate toma una función especial: Argentina, Paraguay y Uruguay; a cada uno le pertenece simplemente porque es parte de ellos, de su identidad. Por lo que hablar del mate como un producto o como algo originario de una sola nación sería romper con lo sagrado de este ritual.

¿Cómo comenzó el consumo del mate?

Si hablamos de su historia, podemos remontarnos a los guaraníes, quienes ya utilizaban la hierba y le otorgaban este sentido místico que perdura en nuestros días. Pero fue hasta la llegada de los jesuitas españoles cuando se popularizó; inclusive, durante el siglo XVII estuvo prohibida por la inquisición al considerarse demoniaca, pero esta categorización no duró mucho tiempo y volvió a ser “legal” después de unos cuantos años. Descubre más con la nota: Guaraníes, los primeros en compartir un mate.

La ronda del mate: un ritual de conexión

En este ritual es el mate quien toma el protagonismo y es quien crea la unidad de los participantes en un círculo y no de forma contraria. Aquí no importa quién es el que más tiene, sino quién es el que da, no sólo la bebida, sino quién da eso de sí mismo que lo convierte en el cebador.

Se sabe que el primer mate es amargo, por lo que le pertenece al cebador; he aquí una referencia de heroísmo y abnegación en el ritual.

La mística que envuelve al ritual de tomar mate

Cebar, un verbo especial

Esta peculiar acción es más que preparar y servir. Al momento de comenzar el ritual se crea una intimidad entre los participantes que los une como iguales, en el que las jerarquías desaparecen por un momento y en el que los silencios sirven para enfatizar la convivencia. El cebador adquiere cierto carácter sacerdotal al incluir en su acción una porción de algo que no se puede tocar, una porción de su alma se impregna de cariño y dedicación y se transmite al mate.

Si aún no has podido disfrutar de la magia del mate, deberías considerar hacerlo muy pronto, pero considera compartir esta experiencia con tus seres más queridos, aun en la distancia.

2020-10-02T14:23:03+00:00 octubre 2, 2020|Food & Drinks|