///Las frutas más exóticas y deliciosas de Latinoamérica

Las frutas más exóticas y deliciosas de Latinoamérica

A diferencia de otras zonas en el mundo donde la variedad de frutos disponibles es limitada o costosa, la región latinoamericana puede presumir de condiciones geográficas idóneas para contar con una basta opción en frutos frescos a lo largo del año, tanto, que hay algunas bastante exóticas, ya sea por sus sabores o colores peculiares, o por ser exclusivas de un lugar o temporada.

5 de las frutas exóticas y deliciosas de Latinoamérica

Yvaporû

Nativo de la zona compartida por Paraguay, Argentina, Brasil y Bolivia, este árbol recibe los siguientes nombres (dependiendo de cada uno de los lugares mencionados): jabuticaba en portugués, yvapurû en guaraní y guapurú en castellano.

El árbol llega hasta los 3 metros de altura y tiene pocas ramas, tal vez, porque sus frutos crecen prácticamente pegados al tronco, los cuales reciben el mismo nombre de yvapurû.

El yvapurû es un fruto de la familia de las bayas, de tamaño pequeño que van de un color verde pasando por morado, hasta llegar al negro, que es cuando están maduros, mientras que, por dentro, la pulpa es de color blanco. Es una fruta jugosa de sabor agridulce con la que se pueden preparar desde bebidas hasta mermeladas. Sus propiedades han sido utilizadas como medicina natural para ayudar a aliviar malestares como diabetes, diarrea o el período menstrual.

 

Butia

La butia es una fruta que se da en las palmeras capitata, que habita en ciertas zonas del territorio sudamericano, principalmente en Uruguay. Con sólo una temporada de maduración al año, entre marzo y abril (otoño), las palmeras capitatas son de gran importancia para su entorno y están catalogadas en peligro de extinción.

Con colores que van del amarillo al rojo, las butias son frutas blandas de sabor agridulce y un olor bastante aromático. Se consumen como fruta fresca, pero con ella también se crean mermeladas, licores, vinagre e incluso su semilla molida puede utilizarse como sustito del café.

 

Cholupa

La cholupa se encuentra comúnmente en lo alto del norte andino, además de la zona de las Antillas y ha sido introducida a diferentes islas del Pacífico como Fiyi, Hawai, Samoa o Tonga, entre otras; por lo que recibe una variedad de nombres como: granada, granadilla de hueso o piedra, cholupa, calabacito de indio, juju o ceibey cimarrón.

De un tamaño no tan pequeño (5 cm aprox.) viene acompañada de una flor tan exótica como la misma fruta, la cholupa es de un color verde que cambia a tonos que están entre el amarillo y el anaranjado al madurar. Se consume su interior que está compuesto por una pulpa dulce-ácida y una importante cantidad de semillas negras.

 

Borojo

De un aspecto similar a una calabaza, de un tamaño aproximado a un melón mediano y de un peso en promedio de 1 kilo, el borojó se da en tres principales puntos del continente: Panamá, Colombia y Ecuador, todos, en ambientes húmedos, cálidos y de gran altura. Es verde y cuando está maduro obtiene un color marrón, del cual se obtiene una pulpa bastante ácida y de consistencia densa.

El borojó, además de ser un fruto exótico que se consume como mermelada, caramelo o vino, también es altamente nutritivo con alto aporte en proteína, calcio, fósforo y hierro, así como de vitaminas B y C, por lo que se recurre a éste para ayudar a combatir diferentes malestares como: desnutrición, piel grasa, hipertensión, celulitis, etc.

Y, por si fuera poco, quienes lo consumen también afirman que funciona como un buen afrodisiaco.

 

Zapote

A diferencia del resto de frutas exóticas mencionadas en esta lista, aquí hablaremos de una familia y no de un solo fruto, y es debido a que el zapote es el nombre más común para llamar a los diferentes tipos que existen, aunque, como bien hemos visto, dependiendo del lugar adoptan diferentes nombres.

Para empezar, vale la pena mencionar que zapote viene del náhuatl tzapotl, una de las lenguas que aún prevalecen del antiguo México y de donde son originarias la mayoría de estas frutas y que a través del tiempo se fueron extendiendo por todo Mesoamérica y parte del norte sudamericano, entre los que encontramos:

  • Zapote blanco.
  • Zapote negro.
  • Zapote amarillo.
  • Zapote verde.
  • Zapote sudamericano.
  • Zapotilla.
  • Chapote.
  • Caqui.
  • Mamey.

Tal vez alguno sea familiar para tu paladar, pero si no es el caso, parece que es momento de viajar.

2020-02-04T10:25:14+00:00 enero 30, 2020|Food & Drinks|